Ecumenismo: Obra del Espíritu Santo

Explica el importante rol del Espíritu Santo en la realización del ecumenismo entre las iglesias cristianas, e invita a que éste nos guíe para conseguir dicha unión ecuménica.
Ecumenismo: Obra del Espíritu Santo
Sello: Lumen
ISBN: 950-724-523-5
Páginas: 240
Año: 1996
Autor: Eduardo Basombrío
Disponibilidad: Disponible
Precio: u$2,10
Cant.:  

Juan Pablo II nos dice claramente a los católicos que, al celebrarse el XVI centenario del I Concilio de Constantinopla, simultáneamente en esa ciudad y en Roma, en la solemnidad de Pentecostés de 1981, "el Espíritu Santo ha sido comprendido mejor en aquella ocasión, mientras se meditaba en el misterio de la Iglesia, como aquel que indica los caminos que llevan a la unión de los cristianos, más aún, como la fuente suprema de esa unidad que proviene de Dios mismo" (DV, 2). Habiendo un plan de Dios para la unión ecuménica de todas las Iglesias y siendo el Espíritu Santo Espíritu de la verdad y de la unión, refleja una gran torpeza de nuestra parte no tener en cuenta este plan y tratar de resolver el problema ecuménico como si todo dependiera exclusivamente de nosotros. Nos hemos separado por falta de Espíritu Santo y no "sin culpa de ambas partes", como dice el Concilio Vaticano II (UR, 3). Prescindir del Espíritu Santo o, peor aún, pretender ocupar su lugar, como si el hombre fuera el artífice definitivo de esta unión, así sea un erudito o un especialista, es el pecado de omisión que nos ha mantenido por tanto tiempo separados. La comprensión del rol del Espíritu de Dios para la realización de esta unión tan deseada por Jesús es el tema central de este libro abierto al Espíritu Santo. Cristiano es el que es como Cristo, y Cristo es el ungido por el Espíritu Santo y guiado por Él a lo largo de toda su vida entre nosotros. Para ser uno tenemos que ser como Cristo: repetir la doctrina del Padre, guiados por el Espíritu Santo. Lo que pasa de esto "de mal principio proviene" y nos conduciría a caminos de permanente desunión. La condición suprema de esta unión es la guía inefable del Espíritu Santo que nos ha sido dado "para conocer todas las gracias que Dios nos ha otorgado" (1 Co 2, 12) y "obedecer a Cristo" (1 P 1, 2). Si a todos nos guiara el Espíritu de la Verdad y no el espíritu del error, todos estaríamos unidos en la misma verdad. La separación, poner obstáculos a esta unión, es el discernimiento de que no nos guía el Espíritu Santo sino el espíritu del error, porque éste siempre divide, aquél siempre nos une en el amor y en la verdad. Necesitamos, pues, a hombres y mujeres llenos de Espíritu Santo y no llenos de sí mismos ni de otro espíritu. Si el Espíritu es la guía suprema del ecumenismo, entonces debe ser, por lo mismo, nuestro guía supremo. Es la condición para encontrarnos con la única Iglesia de Cristo.

Indice
Indice
Presentación 7

Primera parte: Principios y fundamentos 17
1. Obra de Dios y no de los hombres 19
2. Conocer al Espíritu Santo 21
3. El Espíritu Santo, principio eterno de unión 22
4. Todos los cristianos renovados en el Espíritu Santo 23
5. El misterio de Pentecostés 25
6. No podemos estar sin el Espíritu Santo 27
7. Dios quiere que conozcamos y vivamos toda su riqueza a través del Espíritu Santo 32
8. ¡Ven, Espíritu Santo! 34
9. El Espíritu Santo viene con el poder redentor adquirido por Cristo 36
10. El bautismo en Espíritu Santo y fuego 39
11. El Espíritu Santo permanece en nosotros "para siempre" 42
12. No hay evangelización sin el Espíritu Santo 43
13. El Espíritu Santo obra en todos 47
14. La obra redentora de Cristo y del Espíritu Santo 49
15. La única Iglesia de Cristo es pentecostal 50
16. Señor y dador de vida 53
17. La raíz de la inmortalidad 54
18. La acción fecunda del Espíritu Santo 54
19. El rol atribuido a Cristo y al Espíritu Santo 55

Segunda parte: Elementos para la unión de las iglesias 57
20. Breve introducción 59
21. Con la mente y con los sentimientos de Cristo 59
22. La crisis de valores que vivimos en el mundo 61
23. Signo del Espíritu Santo 62
24. Trascendental importancia de la oración 62
25. Conversión constante y no anclada en el tiempo 64
26. Un encuentro personal con el Espíritu de Dios 66
27. Una sola Iglesia para el mundo 67
28. La renovación en el Espíritu y los carismas 67
29. La edificación de la Iglesia por los carismas 70
30. Lo que es propio de la única Iglesia de Cristo 73
31. Un estado pleno de misión 75
32. Una condición ineludible: ser cristianos 76
33. Evangelizar como Dios nos lo ha mandado 78
34. Sólo el Espíritu Santo puede unirnos 82
35. Necesidad de profundizar el sentido de Iglesia 83
36. Encuentro en la realidad de la fe 87
37. La renuncia propia: condición para ser discípulo de Cristo 94
38. La Iglesia única de Cristo no puede ser contradicha por el Espíritu de la verdad 96
39. ¡Cuidado con las frases hechas! 98
40. Elementos constitutivos de la única Iglesia de Cristo, según Cristo 101
41. La única Iglesia de Cristo es pentecostal en esencia 108
42. Aprovechar el inmenso don del Espíritu Santo 110
43. Nuestros pensamientos nos separan 116
44. La contemplación como camino ecuménico 117
45. La alabanza: signo del pueblo de Dios 120
46. El redescubrimiento de la oración privada y comunitaria 122
47. El Espíritu Santo, fuente suprema de la unidad de los cristianos 127
48. El Espíritu Santo, vida de la única Iglesia de Cristo, es vida nuestra 128
49. La comprensión cada vez más grande del misterio trinitario 129
50. Profundizar la doctrina sobre el Espíritu Santo 134
51. Iglesia dinámica, en constante crecimiento 134
52. Observar más de cerca la Iglesia que llamamos "primitiva" 144
53. Cómo el Espíritu Santo comienza a unir 150
54. Una experiencia "fuerte" 152
55. No poner límites a la infinitud de Dios 158
56. No separar lo que Dios ha unido 159
57. Por los frutos, no por los carismas 161
58. No arrancar el alma de la Iglesia 162
59. La obra del Espíritu Santo en la Iglesia 163
60. Bautismo sacramental y bautismo en el Espíritu Santo y fuego 165
61. Prudencia humana y prudencia divina 172
62. La Escritura pertenece a la única Iglesia de Cristo 178
63. La transmisión oral de los Apóstoles pertenece por derecho propio a la única Iglesia de Cristo 181
64. Las falsas profecías 182
65. Diversidad de obstáculos a la obra de Dios 190
66. Renovación eclesial 200
67. El verdadero valor de los carismas 200
68. La sanación de enfermos 202
69. El poder que el Señor nos ha confiado a todos los cristianos 207
70. El descanso en el Espíritu Santo 209
71. El respeto por la libertad religiosa 211
72. Por qué "oración carismática ecuménica" 211
73. Riesgo de no orientarnos hacia el ecumenismo 214
74. La renovación carismática: pilar del ecumenismo 214
75. Oración y contemplación 216
76. Todos a una desde el misterio de Pentecostés 217
77. Todos los cristianos debemos ser "adoradores en espíritu y en verdad" 220
78. Sobre todas las cosas: la voluntad de Dios 223
79. Escuchar su voz... ¡tan sólo escuchar su voz! 223
80. Mutua y sincera confianza 224
81. El Espíritu Santo nos dará fuerzas para obedecer a Jesús en lo que nos pida 224
82. El primado de Pedro 225
83. Que el Espíritu Santo encienda el fuego del amor y de la verdad 234

Epílogo 235 

Escriba su Opinión

Nombre:


Su Opinión: Nota: !No se permite HTML!

Calificación: Malo           Bueno

Ingrese el código de la imagen a continuación: